27 de Mayo de 2019. El transportista Limpens de Elsloo en Limburgo, Holanda, ha encargado cuatro camiones Volvo que funcionan con gas natural licuado (GNL). La compañía ha estado esperando la llegada de suficientes estaciones de servicio para el gas natural licuado.

Desde 1930, Limpens ha pasado de ser un transportista a un proveedor de servicios completos en logística. Sus actividades incluyen el paquete logístico completo: desde el transporte hasta el almacenamiento, la limpieza y el reenvasado.

Ahora que el GNL se puede reabastecer en Maasmechelen, Bélgica y en Herentals, la última barrera ha sido eliminada para que Limpens compre los camiones. Una ventaja adicional es que el GNL es más barato en Flandes que en los Países Bajos. Debido a las buenas experiencias con los vehículos diésel de la flota, Limpens ha elegido el Volvo FH460. Los camiones fueron suministrados por Nebim, ubicado en Elsloo. Este es también el Volvo número 50 para Limpens.

El ahorro de energía y la reducción de emisiones de CO2 son, literalmente, un elemento candente en este momento. “La sociedad lo exige y nuestros clientes también se centran cada vez más en ello. Llevamos años intentando mantener nuestra huella ecológica lo más pequeña posible. Hemos estado calefaccionando nuestra sede principal desde 1998 con calor geotérmico y tenemos paneles solares 2,000 en el techo. También somos muy conscientes y económicos con el agua. Nos damos cuenta de que también tenemos que esforzarnos para que el transporte por carretera sea más sostenible”, dice Thijs Limpens.