8 de Mayo de 2019. Un Scania G 410 CV propulsado por gas natural licuado (GNL) ha realizado la ruta desde Castellón hasta Estocolmo con un remolque frigorífico cargado con 18 toneladas de verduras. Es una prueba más de que el gas es una alternativa real, rentable y sostenible al diesel.

Los 3.000 kilómetros que separan Castellón de Estocolmo es una de las rutas más largas efectuadas en Europa por un Scania con motor de gas de 410 CV, lo que demuestra la viabilidad del GNL como combustible para el transporte internacional.

Con año y medio en el mercado, el motor Scania de gas de 410 CV ofrece unas prestaciones similares al diesel. Se trata del motor de gas más potente de la marca con un par máximo de 2.000 Nm y una autonomía de más de 1.000 km.

El operador logístico Delta Stock es especialista en transporte frigorífico entre España y Escandinavia. “Desde hace años estamos innovando para mejorar la eficiencia del transporte y el cuidado del medio ambiente, así que nos planteamos llegar a Estocolmo con una tractora de gas. Tengo que agradecer a Talleres Rapalo la oportunidad de probar esta tecnología en un viaje tan largo”, asegura Luis Alonso, gerente de Delta Stock.

De la colaboración entre Scania y Delta Stock nació esta prueba. El objetivo era llegar hasta Estocolmo con un camión frigorífico cargado con 18 toneladas de verduras desde Castellón. Y, al volante, Nelo Banda, que lleva más de 20 años realizando rutas a Escandinavia. Pero, por primera vez, llegaba a Estocolmo con un motor de gas.

Durante esta ruta, el Scania G 410 realizó dos tramos de casi 1.000 kilómetros entre un repostaje y otro.

A las buenas prestaciones de este vehículo, se suma un menor consumo de combustible y un menor precio del gas. Esta ecuación se traduce en una mayor rentabilidad de las operaciones de transporte. “El precio del kilo de gas es entre un 30% y un 40% menos que el diesel y también el consumo por kilo es menor para un motor de la misma potencia. Dependiendo de la ruta y del tipo de transporte, el gas supone una ventaja competitiva, sin olvidar que además cuidamos del planeta”, dice Luis Alonso.