El proveedor de transporte suizo, Krummen Kerzers, incorporará unos 20 nuevos vehículos pesados Volvo propulsados por gas natural licuado (GNL) a su flota. La compañía, que recientemente firmó la orden de compra, continúa implementando su estrategia para reducir de manera sostenible las emisiones de CO2.

Krummen Kerzers desplegará los nuevos vehículos pesados en el marco del proyecto “GNL – puente hacia el futuro” que lanzó el verano pasado junto con Lidl Suiza. El objetivo de los dos socios es desarrollar una red de estaciones de GNL en Suiza.

En este sentido, dos bombas de repostaje de gas natural licuado entrarán en servicio en la primavera de 2019.