Dentro de su estrategia de proteger el entorno natural cuidando del medio ambiente, y reafirmando su lucha contra el cambio climático, la empresa española Central Lechera Asturiana ha incorporado 5 nuevos camiones de gas natural licuado (GNL) a sus rutas de transporte. Este combustible permite reducir la emisión de partículas sólidas en su totalidad y disminuir las emisiones de CO2 y NOX hasta un 20% y 60% respectivamente, contribuyendo a mantener un aire más limpio.

Se trata de los vehículos Iveco Stralis con motorizaciones GNL, que operarán en las rutas cerradas de largo recorrido que Central Lechera Asturiana desarrolla entre Asturias-Barcelona y Asturias-Madrid para el transporte de productos lácteos.

Es una apuesta de la compañía por la incorporación de combustibles más ecológicos en sus rutas de transporte que permitirá seguir reduciendo las emisiones de CO2 en más de 160.000 kg CO2 /año, contribuyendo de este modo la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de todos sus procesos.

Estos nuevos camiones destacan por ser los primeros en su segmento con potencias de 460 CV utilizando exclusivamente gas natural, lo que permite hacer largas distancias con cargas pesadas reduciendo al mínimo las emisiones.