29 de Marzo de 2019. El proyecto implementado en conjunto por el grupo de empresas “Latvijasdzelzceļš” y la empresa LLC (SIA) “DiGAS”, locomotora de doble accionamiento, se ha convertido en el objeto de interés de una de las compañías de gas natural más grandes de la Unión Europea, la empresa francesa GRDF, así como de la administración de la ciudad de Lille, que ha acogido con satisfacción la perspectiva futura de la iniciativa. La implementación de la locomotora ČME3 de doble accionamiento comenzó hace dos años y, desde finales del verano pasado, opera con diesel y gas y ha sido probada en acción para analizar sus beneficios económicos e impacto ambiental.

Francia planea prohibir los vehículos diesel para 2025, por lo tanto, ya se deben buscar soluciones alternativas y rápidas, destacó durante la reunión Frank Dersin, Vicepresidente Regional de Transporte de Hauts-de France. Junto con la electrificación, el uso de gas natural es una de estas soluciones, ya que esta tecnología puede implementarse en un período comparativamente corto y, no se requieren grandes inversiones.

El proyecto aún no se ha completado. La prueba de locomotoras aún está en progreso, pero ya está claro que se trata de una iniciativa en perspectiva para vías de acceso donde la electrificación no es posible, señala Edvīns Bērziņš, Presidente de LDz, agregando que la implementación del proyecto no es complicado, y que además tendrá un rendimiento de 3 a 4 años y será beneficioso tanto para el medio ambiente como para la salud pública.

De acuerdo con los resultados de las pruebas iniciales y los cálculos realizados por la empresa “DiGAS”, el uso de locomotoras de doble accionamiento generará un ahorro financiero anual de 31.800 euros por cada locomotora, sin incluir los costos de los equipos de gas. Mientras que el impacto anual actual de cada locomotora diesel en la salud pública es de 112,000 euros, el impacto financiero de la operación de la locomotora de doble combustible es casi la mitad de eso.