23 de Mayo de 2019. La Copa del Rey ya espera en Sevilla al Barcelona y a Valencia. El trofeo fue el primero en llegar a la sede de la final y lo hizo tras recorrer los 595 kilómetros que separan Madrid de Sevilla en un coche SEAT de gas natural comprimido (GNC).

Con una autonomía de 400 kilómetros, el vehículo solo tuvo que hacer una parada para repostar y el coste del viaje fue de únicamente 21 euros. Con un coche de estas características, las emisiones de CO2 se reducen en un 25 por ciento con respecto a un coche de gasolina.

El trofeo de la Copa del Rey, que mide 78 centímetros y pesa 9 kilos, viajó en el maletero de un SEAT Arona TGI, el primer SUV del mundo que integra este combustible alternativo. La sensación de conducción de un coche de gas es la misma que la de uno de gasolina, en cuanto a prestaciones y potencia.

El trofeo llegó al estadio Benito Villamarín de Sevilla tras recorrer 595 kilómetros, con un coste en combustible de 21,20 euros, lo que supone un ahorro de 30 euros respecto al mismo trayecto en gasolina.