23 de Julio de 2019. El ministro de Minas y Energía de Brasil, Bento Albuquerque, declaró que quiere reducir el consumo de diesel en el país y estimular la conversión de camiones a gas natural vehicular (GNV), como una forma de reducir el costo del transporte de carga en el país, mientras que irán sustituyendo las centrales térmicas diesel por otras a base de este fluido a medida que vayan venciendo sus contratos.

Actualmente, alrededor del 10,6% del gas comercializado en el país es suministrado a vehículos, según datos de la industria. La flota de gas representa solo el 2,2% del total en circulación, según información del Departamento Nacional de Tránsito.

“Anunciaremos un plan para reemplazar todas las plantas térmicas a diesel”, dijo Albuquerque. Según el ministro, la base del plan radica en la retirada de Petrobras del mercado de transporte y distribución de gas. La empresa estatal concentra hoy el 70% del mercado.