6 de Septiembre de 2019. La filial brasileña de la marca sueca iniciará la fabricación de estas versiones a partir del año que viene. Para su desarrollo, la compañía firmó una alianza con la empresa ZEG, especializada en la generación de energía renovable y que será la encargada de producir el biometano utilizado por los camiones. Además, esta firma aseguró que el combustible podrá ser utilizado en cualquier vehículo o dispositivo abastecido con gas natural, como maquinaria y equipamiento industrial.

Si bien el costo de estos camiones será alrededor de un 30% más caro que los convencionales, esto se compensará por el costo de mantenimiento, un 10% menor que en unidades diesel. De esta manera, quienes adquieran uno de estos camiones amortizarán el gasto en dos o tres años, “después de ese período, sólo serán ganancias”, aseguró Christopher Podgorski, presidente de Scania Brasil.

A modo de referencia, vale recordar que no es la primera experiencia de la marca con este combustible, ya que en Europa lo viene implementando exitosamente desde hace dos años: sólo en 2018 vendió 4.540 vehículos comerciales impulsados por combustibles alternativos, un 4,5% de sus ventas totales a nivel global.

La producción de unidades a biogás forma parte de las inversiones anunciadas recientemente por Scania para Brasil por un total de R$2,6 billones, de los cuales R$21 millones corresponden a este proyecto. Una vez que comience la fabricación de estos camiones, se podrán exportar hacia todos los mercados donde opera la firma escandinava, siempre dependiendo de la demanda.