15 de Marzo de 2019. Scania probará en Curitiba, capital paranaense, un autobús movido a gas natural vehicular (GNV) y también biometano (gas extraído de residuos orgánicos), o la mezcla de ambos, como parte de un acuerdo firmado entre el ayuntamiento, el gobierno y la empresa con el fin de avanzar con la adopción de vehículos propulsados por combustibles alternativos. El primer modelo, que entrará en fase de pruebas este mes, ya está siendo producido en la fábrica de São Bernardo do Campo (SP) y contará con el chasis 480 4×2 del tipo padron, que posee de 12,5 a 13 metros de longitud y capacidad para transportar de 86 a 100 personas con carrocería Caio.

Según el director comercial, Silvio Munhoz, el ayuntamiento de la ciudad brasileña se ofreció para apoyar a la empresa si quiere instalar una planta para el desarrollo local de tecnologías para vehículos movidos a combustibles alternativos. “Vamos a estudiar la posibilidad”, dijo el ejecutivo, sin detallar qué tipo de apoyo el ayuntamiento podría dar.

En comparación con un vehículo diesel similar, este autobús emite un 85% menos de gases contaminantes cuando se abastece con biometano y un 70% menos cuando funciona con GNC, además de reducir la contaminación acústica. El fabricante garantiza que el modelo también disminuye en torno al 28% el costo operacional por kilómetro rodado.

El proyecto ya cuenta con el apoyo de la Compañía Paranaense de Gas, proveedora estatal de gas natural, y una empresa de reciclaje que producirá el biometano. Scania también estudiará una tercera empresa asociada para la distribución del GNC.