Aumentar la participación del gas natural comprimido en la matriz de combustibles del país puede tener múltiples ventajas, especialmente reducir la demanda de gasolina y ayudar a exportar el combustible líquido, según el titular de la Asociación de GNC de Irán.

“De los cinco millones de vehículos en las carreteras iraníes, más de 3,3 millones están equipados con motores híbridos de GNC. Esto es mientras la proporción de GNC en el consumo de combustible apenas alcanza el 20% y el resto se destina a la gasolina”, agregó Ardeshir Dadras.

Los iraníes consumen un promedio de 90 millones de litros diarios de gasolina, de los cuales se importan unos 10 millones de litros, pero la tasa de consumo de GNC ronda los 20 millones de litros por día.