Haifa ha puesto en servicio sus primeros cinco camiones recolectores de basura que usarán gas natural, reemplazando unidades que habían estado quemando combustible diesel. Los vehículos son la vanguardia de una ola de 25 que se espera que llegue en los próximos meses, convirtiendo eventualmente toda la flota de camiones de recolección de residuos en la ciudad al uso de gas natural.

Se trata de parte de los esfuerzos del municipio de Haifa para limpiar el aire en lo que históricamente ha sido la localidad más contaminada de Israel. Hace varios años, el municipio se declaró una “zona de aire limpio”, uniéndose a un grupo de 200 ciudades en Europa que han prohibido el uso de vehículos privados en sus centros urbanos y han instituido programas para exigir que los vehículos quemen combustibles más limpios. En ese marco, las unidades diesel pronto serán prohibidas en el centro de Haifa.

Haifa es la primera ciudad de Israel en transformar su flota de recolección de basura para usar gas natural. La localidad está construyendo una estación de combustible para abastecer a los camiones; hasta que esté lista, los vehículos serán repostados desde un camión de combustible. El proyecto costará unos 22 millones de NIS en el momento en que se complete.