Nuevo estudio sobre los costos de reducción de CO2 del gas vehicular y otras opciones de transporte por carretera

NGVA Europe publicó su estudio más reciente: "Costos de reducción de emisiones de CO2 del gas vehicular y otras opciones de transporte por carretera", que había encargado a Frontier Economics.

7 de Mayo de 2021. NGVA Europe publicó su estudio más reciente: “Costos de reducción de emisiones de CO2 del gas vehicular y otras opciones de transporte por carretera”, que había encargado a Frontier Economics.

El informe analiza y compara las emisiones de CO2, los costos económicos y de reducción de emisiones resultantes de los vehículos de transporte por carretera, al tiempo que ilustra la contribución potencial del gas vehicular junto con otras tecnologías.

La atención se centra en el corto plazo (hasta 2030) utilizando dos tipos de vehículos como ejemplos: turismos y camiones. Dentro de cada tipo, el estudio compara una gama de opciones bajas en carbono, incluida la movilidad con una contraparte fósil, utilizando un enfoque integral en lugar de centrarse estrictamente en las emisiones del tubo de escape.

El análisis demuestra que el gas vehicular es un complemento atractivo y fácilmente disponible para la combinación de tecnologías en el transporte en 2030, que se requerirá para migrar de manera efectiva y eficiente hacia un sector de movilidad de carbono neto cero en Europa. Por lo tanto, será clave garantizar que el marco regulatorio permita que la movilidad contribuya a la reducción de emisiones.

En 2030, alrededor de 1,6 millones de vehículos de pasajeros a gas podrían ahorrar 24 millones de toneladas de CO2 en comparación con un número similar de unidades de gasolina convencionales durante su vida útil, con un costo adicional del sistema de 2.800 millones de euros. La misma flota de vehículos eléctricos a batería (BEV) costaría 6.000 millones de euros.

Para los camiones, las 52,000 unidades de GNL previstas para 2030 conducirían a una reducción de más de 25,1 millones de toneladas de CO2 en relación con un número similar de camiones diésel a un costo adicional del sistema de alrededor de 2,6 mil millones de euros.

Los resultados clave del estudio relacionados con el gas natural vehicular son los siguientes:

Vehículos de pasajeros: Gmobility, que funciona con una mezcla de biometano comprimido y gas natural comprimido (GNC), tiene emisiones totales similares a un BEV, mientras que los vehículos que funcionan con biometano puro tienen emisiones incluso más bajas que los BEV calculados sobre una base Well-to-Wheel (WtW) combinada con las emisiones de fabricación.

Si bien un vehículo de gas tiene costos de producción más bajos, una unidad que funciona con biometano puro tiene un costo general comparable al de un BEV. Al mismo tiempo, sin embargo, el gas vehicular tiene costos de reducción de carbono más bajos que los BEV para todas las mezclas de combustible de GNC y biometano.

Camiones: Los camiones convencionales a diésel y GNL tienen emisiones generales similares. Gmobility, que utiliza una mezcla de GNL y bio-GNL, tiene emisiones totales significativamente más bajas que los camiones con motor diésel.

Con respecto a los costos, las cifras ilustran que el biometano licuado será el más caro en 2030, lo que se verá impulsado en gran medida por los costos asociados con la producción de combustible.

Por otro lado, con respecto a los costos de reducción, los vehículos de bio-GNL tienen una clara ventaja. Tanto el bio-GNL puro como la mezcla de GNL/bio-GNL tienen costos similares en lo que respecta a la reducción de emisiones de CO2; sin embargo, los vehículos de bio-GNL puro ofrecen niveles significativamente más altos de ahorro de emisiones.

Implicaciones políticas del estudio: el marco regulatorio debe proporcionar igualdad de condiciones y permitir que la movilidad contribuya a la reducción de emisiones a corto plazo.

Comparte tu aprecio

Recibir actualizaciones

Ingresa tu correo para suscribirte a nuestro newsletter