1 de Octubre de 2019. NYK Line ha realizado un pedido a Shin Kurushima Toyohashi Shipbuilding para suministrar lo que será el mayor transportador puro de automóviles y camiones (PCTC) del mundo impulsado por gas natural licuado (GNL). El buque de 200 metros de largo, que se entregará en 2020, es el primer PCTC grande alimentado con GNL que se construirá en Japón.

La embarcación podrá transportar 7,000 unidades (equivalente de vehículo estándar), a pesar de estar equipado con tanques de combustible de GNL más grandes, gracias a la optimización del diseño del buque, particularmente su ancho.

El nuevo diseño se ajusta a los proyectos del gobierno para reducir las emisiones de CO2 mediante el uso de combustibles alternativos.

Como resultado, se estima que la embarcación tendrá un 40% más de eficiencia energética, lo cual es significativamente mejor que los requisitos de la fase 3 de EEDI de la Organización Marítima Internacional (OMI) que entrarán en vigencia en 2025. Estos rigen la cantidad de gramos de dióxido de carbono (CO2) requerido para transportar una tonelada de carga por una milla, con la tasa de reducción de base mejorada gradualmente. Se exigió a los transportistas de automóviles que implementaran reducciones del 5% para 2015 (Fase 1), que aumentará al 15% para 2020 (Fase 2) y al 30% para 2025 (Fase 3).

Crucialmente, el buque también ha sido diseñado para cumplir con las reducciones obligatorias en las emisiones de óxido de azufre (SOx) establecidas por la OMI, que entrarán en vigencia a partir de enero del próximo año. Esto significa que el límite permitido de azufre en el combustible para barcos se reducirá de 3.5% a 0.5%. Se espera que el nuevo vehículo de NYK reduzca las emisiones de SOx en aproximadamente un 99% y los óxidos de nitrógeno (NOx) en aproximadamente un 86% en comparación con los motores convencionales de petróleo pesado. NYK ya se ha posicionado en la vanguardia de los operadores de barcos más ecológicos, después de haber presentado el primer transportista de automóviles con GNL en el mundo en 2016. Además, el año pasado, también comenzó a emitir los denominados bonos verdes que se propusieron financiar exclusivamente buques de GNL respetuosos con el medio ambiente, ya que el gas licuado tiene menos emisiones de contaminantes del aire y gases de efecto invernadero en comparación con el petróleo pesado utilizado habitualmente.