19 de Junio de 2020. Volkswagen está enviando 4.800 vehículos desde Alemania a Norteamérica a bordo de un buque ro-ro propulsado por gas natural licuado (GNL).

El Siem Confucio, que fue entregado a los transportistas de automóviles de Siem en marzo de este año, se dirige a México, pero hará paradas en Canadá y Estados Unidos. Salió del puerto alemán de Emden la semana pasada y VW dijo que es la primera vez que el GNL se utilizará para alimentar un transportista de automóviles en un viaje en alta mar. Anteriormente, el combustible solo se había utilizado para rutas de corta distancia.

En su viaje de tres semanas, el Siem Confucio llegará primero al puerto de Halifax (Canadá) antes de pasar a Davisville (EE.UU.) y finalmente a Veracruz (México), el puerto de manejo de vehículos más activo de América del Norte. El buque tiene menos calado que los otros transportistas de aguas profundas cuando está completamente cargado, lo que le da más flexibilidad para atracar en los puertos de escala. Tiene 200 metros de largo, con 13 cubiertas y una capacidad de 7,500 unidades equivalentes a automóviles.

Siem agregará un segundo barco de este tipo, el Siem Aristóteles, a finales de este año. Juntas, las embarcaciones de GNL reemplazarán a dos de los nueve buques convencionales propulsados ​​por petróleo pesado en la ruta transatlántica de VW y formarán parte de los esfuerzos del fabricante alemán para lograr una logística climáticamente neutral en el envío de vehículos a larga distancia.

VW deseaba destacar los beneficios medioambientales de un barco impulsado por GNL. En comparación con el petróleo pesado tradicional utilizado por los buques oceánicos, las emisiones de óxido de azufre se eliminan por completo. Las emisiones de dióxido de carbono se reducen hasta en un 25% y las de óxido de nitrógeno hasta en un 30%. Las partículas también disminuyen hasta en un 60%.

Para 2025, la compañía quiere reducir las emisiones totales de carbono en un 30% como parte de su estrategia ‘goTOzero’, con las emisiones de carbono totalmente neutrales para 2050.