4 de Octubre de 2019. El banco brasileño de desarrollo BNDES estima que el consumo de gas natural vehicular (GNV) podría duplicarse en los próximos 5 a 10 años.

Los gobiernos locales han aumentado los esfuerzos para desarrollar este mercado, especialmente en el estado de Río de Janeiro, que concentra el 55% de la demanda total con 1,3 millones de usuarios. Algunos de los incentivos que se estudian son la conversión de los automóviles de la policía y los autobuses municipales e interurbanos.

Tales acciones deben coordinarse entre los sectores público y privado y BNDES está listo para ofrecer financiamiento a compañías de autobuses, empresas de infraestructura y distribuidoras de gas, señaló André Pompeo, director de los sectores marítimo, gasífero y petrolero del banco, en un evento de la industria celebrado en la capital del estado.

Los estudios presentados por la firma de planificación energética EPE a fines del año pasado muestran que el GNV será responsable de abastecer solo el 2% de la demanda total de energía del país en el sector del transporte para 2027. Sin embargo, Brasil ha acelerado sus esfuerzos para abrir el mercado del gas natural a los actores del sector privado, lo que se espera que ayude a aumentar la competitividad y reducir los precios del gas. El GNV representa alrededor del 9% del consumo total de gas de Brasil, mientras que la demanda promedio mensual fue de 6 millones de metros cúbicos (Mm3) en 2018, según datos de la asociación de distribuidoras Abegás.