John Lewis se asoció con el proveedor de gas verde CNG Fuels para lanzar la prueba más grande del Reino Unido destinada a mostrar cómo el biometano, una alternativa baja en carbono frente al diesel, puede recortar las emisiones y los costos de los vehículos pesados.

El gas natural comprimido renovable, obtenido de forma sostenible de alimentos, residuos agrícolas y de aguas residuales, es hasta un 40 por ciento más barato y reduce las emisiones de CO2 en más del 80 por ciento. La asociación es parte de una iniciativa respaldada por el gobierno, con un valor de £ 20 millones, que involucra a 300 vehículos, y alienta a los transportistas a invertir en abandonar el diesel.

Los camiones solo hacen el cinco por ciento de las millas de carretera en comparación con otros vehículos, pero representan el 16 por ciento de las emisiones.

CNG Fuels está desarrollando una red nacional de estaciones de reabastecimiento, alimentadas por la red de gas, en las principales rutas de transporte. Para coincidir con el proyecto, se abrirá una nueva en Northampton, cerca de John Lewis y el centro de distribución nacional de Waitrose.

Más de 60 de los últimos camiones de GNC del grupo y seis unidades de refrigeración de cero emisiones participarán, lo que permitirá prever ahorros de hasta £100.000 por camión. Los datos de rendimiento serán analizados por la Universidad de Cambridge después de que la prueba finalice en septiembre de 2019.