La Asociación Europea de Vehículos a Gas Natural y Biogás (NGVA Europe) y la Asociación Europea de Biogás (EBA) han publicado un documento donde revelan la contribución que el concepto de g-mobility jugará para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, moviéndose rápidamente hacia soluciones neutrales en carbono para un futuro más sostenible.

El concepto de g-mobility contempla al gas como combustible vehicular que permite una movilidad más limpia, un transporte de bajas emisiones y un uso eficiente en los automóviles de pasajeros, camiones, transporte público y barcos, contribuyendo a la descarbonización y a la mejora de la calidad del aire.

Las estimaciones sobre la evolución del mercado de los vehículos de gas natural muestran el potencial suficiente para alcanzar una flota de 13 millones de unidades en 2030, lo que significa un factor x 10 en comparación con la situación actual. Esto se extenderá tanto en el segmento de automóviles de pasajeros como en el sector de servicio pesado. Autobuses urbanos y autocares alimentados con gas natural verán una penetración de mercado del 33% y el transporte de carga, propulsado con gas natural comprimido y gas natural licuado, alcanzará una participación del 25%, ofreciendo así una alternativa real al diesel convencional también para recorridos de larga distancia.

Paralelamente a esta evolución, también aumentará la producción de gas renovable: en 2030 una estimación conservadora muestra un potencial de producción cercano a los 45 miles de millones de metros cúbicos (hoy es de aproximadamente 2. Teóricamente, podrá incluso superar la demanda total de combustible de la flota de 13 millones de unidades (alrededor de 30 bcm). Sin embargo, NGVA y EBA estiman que en 2030 el valor promedio del gas renovable utilizado en el sector del transporte en Europa será de alrededor del 30%.

Esto se traducirá en una contribución muy concreta a la descarbonización: el 30% del gas renovable proporcionará una reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de más del 45% en comparación con los combustibles convencionales sobre la base de la tecnología Well to Wheel. Al considerar el potencial en el uso de la mezcla de gas renovable al 80%, se puede lograr una neutralidad de carbono completa.

Según ambas asociaciones, es fundamental que el marco legislativo se mantenga abierto a todas las soluciones: el transporte necesitará una integración inteligente de diferentes enfoques tecnológicos, incluida, por supuesto, la electrificación, y se debe aprovechar las mejores combinaciones de motores eficientes y combustibles limpios y renovables. Bajo esta perspectiva, g-mobility resulta una solución clave, capaz de contribuir de inmediato a una aceleración más rápida hacia un sistema de transporte limpio y descarbonizado.