11 de Febrero de 2021. La empresa de logística Gregory Distribution ha continuado su impulso hacia una operación más sostenible y respetuosa con el medio ambiente mediante la instalación de su primera estación de repostaje de Bio-GNL (gas natural licuado) en el Reino Unido.

El año pasado, la compañía comenzó una prueba para testear la idoneidad del Bio-GNL para reemplazar el diésel en su flota de más de 1,000 camiones, inicialmente con siete unidades Volvo FH LNG 6×2 como parte de sus operaciones en Bristol y Magor.

El éxito de esa prueba ahora ha hecho que la firma dé el siguiente paso, instalando la boca de expendio, propiedad y operada por Gasrec, en su depósito de Cullompton, para alimentar un pedido adicional de 13 Volvo FH LNG.

“La transición a combustibles alternativos es una parte clave de nuestra estrategia a largo plazo y esta nueva instalación es una continuación de ese viaje”, dice Paul Jefferson, director de Sustentabilidad en Gregory Distribution. “Pusimos nuestros primeros camiones de GNL en la carretera en septiembre pasado y la reducción de las emisiones de carbono ha sido evidente. En este momento, para nuestro trabajo de trunking de larga distancia, el Bio-GNL es la mejor opción para reducir nuestra huella de carbono”.

Los camiones propulsados ​​por este combustible pueden generar ahorros de CO2 de hasta el 95%, además de ofrecer una impresionante reducción del 99% en materia de partículas y del 90% en las emisiones de NO2, en comparación con los camiones diésel Euro VI equivalentes. Los vehículos pesados ​​que funcionan con gas también son alrededor de un 50% más silenciosos que sus equivalentes diésel.

Gregory Distribution utiliza predominantemente su flota de GNL para entregar mercancías paletizadas, a menudo con doble turno, en viajes de largo recorrido para maximizar los beneficios ambientales.