22 de Junio de 2020. John Lewis ha anunciado planes para construir una nueva estación de servicio de biometano, ya que se comprometió a dejar de usar combustibles fósiles en toda su flota dentro de 10 años.

La ubicación en la oficina central del minorista en Bracknell, construida con Air Liquide, permitirá que la flota de Waitrose en Bracknell, Reino Unido, comience a usar biometano.

La instalación abrirá en diciembre de 2020, con alrededor de 120 vehículos pesados de Waitrose atendidos por el sitio, cada uno ahorrando más de 100 toneladas de CO2 por año. La compañía manifestó que los vehículos también son más silenciosos que los diésel normales.

John Lewis planea cambiar todos sus 600 camiones ​​a biometano para 2028 y dijo que su objetivo es dejar de usar combustibles fósiles en toda su flota de transporte para 2030.

Los camiones de gas natural producen menos emisiones que los diésel estándar. El biometano es una forma de gas natural hecho de la descomposición de materia orgánica, que reduce aún más las emisiones. En comparación con los vehículos eléctricos, resultan más potentes y pueden transportar cargas más grandes.

Justin Laney, socio y gerente general de transporte central de John Lewis Partnership, dijo: “La evidencia del cambio climático nos rodea, por lo que es importante que actuemos ahora usando la tecnología disponible en lugar de esperar a que aparezcan soluciones no comprobadas. Estamos trabajando arduamente para lograr nuestro nuevo objetivo de eliminar todo el combustible fósil de nuestra flota de transporte para 2030, lo que reducirá nuestras emisiones de carbono en más de medio millón de toneladas y nos llevará a nuestra meta final de operar una flota sin emisión de carbono.”