En el marco del ciclo de conferencias virtuales “Scania Talks”, el gerente de Desarrollo de Negocios de Scania Argentina, Lucas Woinilowicz, presentó este jueves la nueva línea de productos Green Efficiency, conformada por camiones, buses y motores impulsados a gas y biogás.

El ejecutivo relató las bondades del gas natural como combustible alternativo, ya sea en su versión comprimida, licuada o renovable, desde el punto de vista económico, ambiental y de rendimiento.

De acuerdo a la presentación, los camiones de la marca cuentan con motores concebidos de fábrica para funcionar bajo ciclo otto a gas y biogás, permitiendo un ahorro adicional del 50% respecto al consumo de la versión diesel; tienen una autonomía de hasta 1.100 kilómetros; reducen las emisiones sonoras en un 50% en comparación con una unidad diesel y responden a las exigencias de la norma Euro 6 en materia de medio ambiente. Las motorizaciones disponibles son tres: de 9 litros con 280 HP y 340 HP, y de 13 litros y 410 HP.

Con relación a la línea de autobuses, el directivo de Scania destacó que su costo operativo resulta un 40% inferior respecto al diesel; goza de un nivel mínimo de ruidos y vibraciones; tiene una autonomía de 300 kilómetros con 200 metros cúbicos de GNC; y viene en configuraciones de ejes 4×2, 6×2 y 6×2*4 con eje direccional trasero, para operaciones Urbanas e Intercity.

En cuanto a la solución a gas y biogás de los motores para generación de energía, que está disponible en un V8 de 16 litros de cilindrada, desde Scania aseguran que es adecuada para las aplicaciones más complejas, por ejemplo, campos petroleros ubicados en parajes remotos con una gran necesidad de energía y alta disponibilidad de gas para alimentarlos.

Asimismo, Woinilowicz explicó las ventajas de los combustibles gaseosos con respecto a la electricidad en la actualidad, haciendo énfasis en la infraestructura de gas que posee la Argentina, su experiencia en la utilización vehicular del GNC, la oportunidad que representa las reservas de Vaca Muerta y el NEA, así como su operación más limpia y económica. En el caso de los vehículos eléctricos, por el contrario, el especialista advirtió sobre la mayor inversión requerida, la ausencia de estaciones de servicio, la poca vida útil de las baterías y la consecuente menor autonomía de funcionamiento.