6 de Agosto de 2020. La distribución de gas natural licuado (GNL) como combustible para el transporte de larga distancia recién ha comenzado a ganar impulso en Alemania.

El segmento ha estado experimentando un auge en toda Europa durante un tiempo, dijo en su comunicado German LNG Terminal, la empresa conjunta que apunta a construir y operar una terminal de GNL en Brunsbüttel.

En comparación con países como España, Italia, el Reino Unido, los Países Bajos y China también, todavía hay un enorme potencial y mucho por ponerse al día. Esto se ha destacado en un pronóstico del Ministerio Federal de Transporte e Infraestructura Digital (BMVI), que muestra que la capacidad de transporte en Alemania crecerá al menos un 39% para 2030 en comparación con 2010.

“Los vehículos propulsados ​​por GNL son perfectamente adecuados para su uso en el transporte de larga distancia. Los motores no solo producen emisiones de contaminantes al aire mucho más bajas, sino que también son considerablemente más silenciosos y, por lo tanto, permiten realizar entregas en áreas residenciales fuera de las horas normales del día, lo que podría ayudar a resolver problemas de densidad de tráfico”, explica Friedrich Lesche de Iveco Magirus.

“Sin embargo, para lograr esto, en Alemania, necesitamos más inversiones en la creación y expansión de infraestructura para el uso de GNL como combustible alternativo”, agrega Lesche.

Al comentar sobre el GNL como combustible, Rolf Brouwer, director gerente de German LNG Terminal, señaló que hace una contribución significativa a la reducción de las emisiones contaminantes del aire en el sector de la movilidad. “Queremos invertir en una infraestructura de GNL en Brunsbüttel para poder satisfacer de manera eficiente y competitiva la creciente demanda con la primera terminal de importación de este combustible de Alemania”, dijo Brouwer.