7 de Agosto de 2020. Gas.be, la federación que nuclea a la industria del gas belga, comunicó que “el primer trimestre fue muy positivo en cuanto a pedidos de vehículos con el impacto del salón del automóvil de enero y una serie de iniciativas de los fabricantes, en particular Seat, que promocionaron mucho el gas natural comprimido (GNC) con condiciones muy ventajosas para comprar”.

Durante los primeros seis meses del año, el mercado belga se acercó a los 2.000 registros. “Es en sí mismo menos importante que en 2019, pero se explica por un abril que tuvo solo 64 registros debido al Covid. Las matriculaciones se vieron afectadas por la imposibilidad de entregar los vehículos. En junio, hubo un buen aumento porque muchas personas pudieron recibir su unidad”, analiza Didier Hendrickx, director de Gas.be. “A nivel de marcas, no es de extrañar que sea Volkswagen el que domina el mercado con un impulso muy fuerte de Seat, que ha publicitado ampliamente modelos como el Arona y consigue muy buenos resultados”, agregó el ejecutivo.

Más allá de las grandes marcas de automóviles, están apareciendo otros actores en el mercado. “Durante los últimos dos años, Ssangyong ha estado adaptando varios vehículos con cierto éxito. También hay jugadores belgas que presentan versiones de calidad”, explica el representante de Gas.be.

“Durante el resto del año, uno puede ser razonablemente optimista a pesar de las circunstancias. Creemos que el interés por los vehículos a GNC permanece en Bélgica, especialmente en Valonia, donde se concede una prima de 500 euros. La dinámica parece ahora estar más del lado de Valonia que de Flandes”, según Hendrickx.

Un desarrollo del mercado que, sin embargo, estará condicionado por las futuras medidas políticas. “Todavía estamos esperando una reforma importante del sistema de impuestos a los vehículos que podría tener un impacto interesante en el atractivo de las unidades a GNC. En Flandes, todavía existe una exención del impuesto de matriculación anual, pero que finaliza hacia fines del año. Por el lado, en Valonia no existe esta ventaja sino una bonificación de 500 euros. Esperamos que esta reforma salga rápidamente. Sin embargo, no es fácil. En Bélgica, la fiscalidad de los automóviles depende tanto del nivel regional como federal”.