En julio se convirtieron 12.614 vehículos a gas natural comprimido (GNC) en la Argentina, un 59,1 por ciento más que en el mismo mes del año pasado (7.926) y un 25,3 por ciento por encima de junio (10.065). Son datos del Ente Nacional Regulador de Gas (Enargas).

Se trata de la cifra más alta en lo que va de 2018. Hasta ahora, el mes con mayor cantidad de conversiones era marzo, cuando pasaron a GNC 11.354 autos. Mayo (10.381) y junio (10.065) fueron los otros dos meses que superaron las diez mil. Desde abril de 2016 (13.726) que no se superaban las 12.000 operaciones.

De esta manera, el acumulado anual llegó a 72.639 conversiones. Frente al período enero-julio de 2017 (49.492), el crecimiento es del 46,7 por ciento.

En el sector le atribuyen la suba al aumento de precios de los combustibles líquidos. Estiman que será así, al menos, hasta fin de año, dado que las naftas continuarían en alza.

La nafta súper de la Ciudad de Buenos Aires (es una de las más baratas del país) cuesta 29,37 pesos por litro tras el reciente ajuste de YPF, mientras que las estaciones de gas porteñas venden el GNC a $12,17 por metro cúbico, en base a cifras del Enargas.

Al menos en Capital Federal, el gas puede ser hasta un 42 por ciento más económico que la nafta. Un litro de nafta súper equivale a 0,885 metros cúbicos de gas.

La Provincia de Buenos Aires lideró el mes pasado en materia de conversiones de autos a GNC, gracias a 6.030 operaciones (es casi el 50 por ciento del total a nivel país). La siguen Córdoba (2.176), Santa Fe (1.081), Tucumán (576) y Capital Federal (488).