La Asamblea Legislativa del Estado de Río de Janeiro, Brasil, aprobó el proyecto de ley 3.010/17, que determina que los vehículos que tengan instalado el sistema de gas natural comprimido (GNC) queden exentos de la inspección anual simplificada hecha por el Departamento de Transporte (Detran). La propuesta espera ahora la sanción o veto del gobernador Luiz Fernando Pezão, que tendrá hasta 15 días hábiles para decidir.

El proyecto es un pleito antiguo del Sindicato de la Industria de Reparación de Vehículos y Accesorios de Río de Janeiro (Sindirepa). Según Celso Mattos, presidente de la entidad, la medida tiende a aumentar el número de instalaciones de GNC en el estado. “Muchos consumidores señalaban la doble inspección (Detran e Inmetro) como un factor dificultante para la conversión de sus vehículos al gas natural. Si se aprueba, esa ley soluciona esa cuestión, impidiendo que el conductor pierda un día de trabajo yendo al Detran, siendo necesario solamente el pago de la tasa de licenciamiento”, explica Mattos.

Para ser beneficiados por la nueva norma, los conductores tendrán que seguir cumpliendo la inspección realizada por el Inmetro, obligatoria en el caso de los vehículos con el equipo de gas instalado. El Detran deberá entregar el documento de inspección anual después de consultar en el sistema ese reconocimiento. Los vehículos con GNC también quedarán exentos del pago de la tasa de inspección, teniendo que abonar solamente la tasa de emisión del Certificado de Registro y Licenciamiento del Vehículo (CRLV).