Estudio de EE.UU. revela que los autobuses a gas natural superan a los eléctricos

13 de Diciembre de 2020. Un análisis publicado por NGVAmerica, denominado “Maximizar la inversión en transporte limpio: el gas natural supera a la electricidad”, muestra que los autobuses propulsados por combustibles gaseosos superan a sus homólogos eléctricos en prácticamente todas las calificaciones importantes:

  • Son menos costosos de comprar, mantener y operar;
  • El reabastecimiento de gas es más asequible, eficiente y conveniente para los operadores de tránsito;
  • Los vehículos resultan más confiables y requieren menos días fuera de servicio para ser reparados, sin comprometer el servicio o el desempeño en cualquier terreno o clima; y
  • Ofrecen la inversión en reducción de emisiones más rentable; los operadores pueden lograr un tránsito de carbono negativo de manera asequible ahora al reabastecerse con gas natural renovable.

El informe se compiló en gran parte sobre la base de los datos presentados en la evaluación de autobuses eléctricos de Foothill Transit (CA) con varios años en curso, un proyecto del laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) del Departamento de Energía de EE.UU., así como estudios y evaluaciones nacionales adicionales.

“Los autobuses de gas natural son la opción más asequible, eficaz y confiable para los operadores de transporte público en América del Norte”, dijo el presidente de NGVAmerica, Dan Gage. “Al recopilar datos públicos de múltiples estudios y evaluaciones independientes de terceros, NGVAmerica demuestra cómo la inversión en autobuses a gas permite implementar más unidades limpias en la actualidad y lograr emisiones e impacto climático más rentables de inmediato, sin deterioro del servicio debido a limitaciones tecnológicas”.

Reemplazar la flota de 50,000 autobuses de tránsito de 40 pies de Estados Unidos con vehículos totalmente a gas natural costaría US$ 47.5 mil millones, en comparación con US$ 71.6 mil millones para los completamente eléctricos, lo que equivale a un ahorro de US$ 24 mil millones, al tiempo que logra mayores reducciones de emisiones de GEI que sus contrapartes eléctricas sobre la base del análisis well-to-wheel.

“Este estudio revela que la retórica del autobús eléctrico simplemente no se ajusta a la realidad”, agregó Gage. “En múltiples reportes sobre su uso en el mundo real, los buses eléctricos de batería no cumplen con los objetivos de rendimiento o confiabilidad. Los vehículos de gas natural, en cambio, tienen más impacto climático, cuestan menos y funcionan mejor en cualquier entorno y en cualquier ruta. Es simple …obtenemos más y pagamos menos con el gas natural vehicular”.

Más información en www.usgasvehicles.com

Recibir actualizaciones

Ingresa tu correo para suscribirte a nuestro newsletter

Deja un comentario