22 de Octubre de 2020. Las opciones de combustible de bajas emisiones están cada vez más disponibles ya que la compañía energética Gasum abrió otra estación de servicio de gas en los países nórdicos. La nueva instalación de Helsingborg, ubicada junto a las autopistas E20 y E4, significa una mayor disponibilidad del combustible gaseoso en el sur de Suecia.

La boca de expendio refuerza la disponibilidad de opciones de combustibles alternativos en el sur de Suecia al proporcionar gas natural licuado (GNL) y biogás licuado (LBG) para vehículos pesados. Helsingborg es uno de los centros logísticos más grandes de los países nórdicos y un importante centro de distribución de alimentos para Suecia. La nueva estación satisface las necesidades de las empresas que buscan formas de reducir sus emisiones.

Se trata de la segunda de su tipo para gas licuado en la ciudad y es una adición importante a la red de estaciones de servicio en Suecia. Está ubicada en Transportgatan 2A, al lado de las carreteras E20/E6 y E4 que juntas conectan Helsingborg con la costa este en el otro lado del país.

“La estación de Helsingborg promueve aún más el tráfico sostenible en Suecia. Al expandir la red de estaciones de servicio de gas de los países nórdicos, estamos poniendo combustibles alternativos a disposición de cada vez más empresas. Las empresas de transporte y logística necesitan reducir sus emisiones y el GNL es una de las formas más rentables y rápidas de hacerlo”, afirma Mikael Antonsson, director de tráfico de Gasum en Suecia.

Varios programas de incentivos como Klimatklivet y Drive LBG están acelerando la transición a combustibles de bajas emisiones dentro del segmento del transporte al apoyar financieramente a las empresas que deciden invertir en camiones a gas. Junto con la red de estaciones de servicio en expansión, estos incentivos ayudan a que el mercado de camiones de gas crezca rápidamente. Hoy en día, ya hay más de 200 camiones impulsados ​​por gas en las carreteras suecas y se espera que su número aumente rápidamente. El GNL es una solución de combustible competitiva para reducir las emisiones de inmediato, ya que sus emisiones de gases de efecto invernadero durante el ciclo de vida son más de un 20% más bajas que las del diesel fósil.