2 de Enero de 2020. Las matriculaciones de coches a gas en España han cerrado el año 2019 con un total de 32.910 unidades comercializadas, lo que supone un fuerte ascenso del 30% con respecto al ejercicio anterior. De esta forma, siguen situándose, con diferencia, por delante de las ventas de automóviles eléctricos y de híbridos enchufables, siendo una excelente opción asequible de movilidad sostenible.

En el periodo acumulado del ejercicio anterior, es decir, entre los meses de enero y diciembre de 2019 se han comercializado en los concesionarios un total de 32.910 vehículos propulsados por gas natural comprimido (GNC) o gas licuado de petróleo (GLP). Un 30% más que en 2018.

Además de ofrecer un notable ahorro en la factura de combustible, una de las claves principales de los vehículos a gas es que disponen del distintivo ECO de la DGT (Dirección General de Tráfico). Una pegatina que permite beneficiarse de toda una serie de ventajas a la hora de circular por grandes ciudades. Es por ello que muchísimos conductores han visto en los coches a gas una opción de movilidad sostenible asequible.

Dacia y SEAT concentran buena parte de las ventas en España. En el caso concreto de la firma rumana existe una apuesta inquebrantable por el GLP. Y es que toda su gama cuenta con una versión adaptada al uso de gas licuado de petróleo. Por el contrario, la marca española ha decidido apostar por el gas natural vehicular. SEAT es la cabeza visible del Grupo Volkswagen en cuanto a tecnología de GNC.