16 de Enero de 2020. Shell pretende tener una red de 35 a 40 estaciones de servicio para la carga de gas natural licuado (GNL). Todos los sitios utilizarán bio-GNL neutro en CO2.

El concepto abarca toda la cadena de valor del transporte pesado doméstico por carretera, incluida la adquisición de biometano a partir de estiércol, residuos agrícolas o municipales, la construcción de capacidad de licuefacción de gas y la distribución de GNL sin emisiones de CO2 a través de las estaciones de servicio de GNL de Shell. La empresa también está trabajando para convertir su propia flota de petroleros a GNL.

“Este paso muestra que somos serios. Queremos ayudar a lograr el Acuerdo de París y nuestro objetivo global de reducir las emisiones netas de CO2 de los productos energéticos vendidos por Shell en aproximadamente un 20% para 2035 y en aproximadamente la mitad para 2050”, dijo Fabian Ziegler, presidente de Shell Alemania.

La iniciativa complementa la inversión de Shell en otros combustibles alternativos como el diesel sintético a partir de gas natural (GTL), gas natural comprimido (GNC), diesel con 33% de componentes renovables (R33 Blue Diesel), así como infraestructura de carga de hidrógeno y baterías en Alemania.

“Nuestra misión es ofrecer a cada cliente, comercial y privado, en nuestras estaciones una alternativa más limpia y competitiva a la movilidad. También creemos que el cambio hacia un futuro más limpio requiere la cooperación entre la industria energética, los fabricantes de vehículos, los clientes, los políticos y las autoridades para que todos puedan desempeñar su papel en el cambio energético”, agregó Jan Toschka, gerente general de Retail para Alemania, Austria y Suiza.