24 de Abril de 2020. Una empresa francesa ha declarado su intención de ingresar a las 24 Horas de Le Mans dentro de tres años con un hiper-coche que funciona con biometano.

El concepto de automóvil de carrera denominado “1789” ha sido concebido por Vision Automobiles Paris, pero incluye aportes de una red de socios en toda Francia, incluido el brazo de investigación y tecnología del ex participante de Le Mans, Welter Racing.

Thomas Castex, quien cofundó el proyecto con Florian Gravouil, explicó que el objetivo es mostrar tanto la tecnología de biocombustibles como las capacidades de la ingeniería francesa.

La compañía apunta a estar en Le Mans en 2023 bajo el programa Garage 56, que permite la entrada de autos innovadores fuera de las regulaciones técnicas normales.

El biometano líquido se utilizará en la versión de competición del 1789, mientras que también hay planes para producir un automóvil legal para carretera que funcione con una mezcla de biometano gaseoso.

“El primer objetivo de este proyecto es producir un automóvil excepcional, como el Aston Martin Valkyrie o un Pagani, pero queremos que nazca en las 24 Horas de Le Mans. No se trata solo de producir un vehículo legal para la carretera, porque todos quieren fabricar coches deportivos, sino que para mí es esencial producir primero algo que sea eficiente en la pista”.

Es probable que el automóvil funcione con un motor V6 o V8 de doble turbo, junto con un motor eléctrico para crear una potencia total de 1.000 caballos de fuerza. Welter es responsable de integrar el sistema de combustible de biometano, mientras que Faster Racing está construyendo el chasis prototipo y Michelin también se ha incorporado como socio.