21 de Agosto de 2020. El aeropuerto de Múnich, Alemania, ha puesto en funcionamiento un nuevo autobús de pasajeros sin emisiones de CO2 con un concepto de conducción innovador. El vehículo funciona con el sistema “CMF Drive” de “CM Fluids”.

Con la tecnología “CMF Drive”, la empresa pretende combinar las ventajas de un motor de combustión convencional con las ventajas de un motor eléctrico. El autobús se alimenta con biogás líquido que impulsa un motor. La energía generada de esta manera se almacena temporalmente en una pequeña batería de reserva, que suministra electricidad al eje de accionamiento eléctrico de la unidad.

Especialmente en los autobuses de pasajeros con tiempos de funcionamiento prolongados o arranques y paradas frecuentes, las ventajas del sistema “CMF Drive” deberían dar sus frutos, ya que la energía de frenado se puede recuperar y también almacenar temporalmente en la batería de reserva.

En contraste con un motor puramente eléctrico, los operadores de flotas también se benefician de un largo alcance de hasta 800 kilómetros y un reabastecimiento de combustible rápido. Esto significa que se pueden repostar alrededor de 500 litros de biogás en cinco minutos. Además, en comparación con los autobuses diesel convencionales, las emisiones de contaminantes y de ruido se reducen significativamente.

“Tenemos el ambicioso objetivo de reducir constantemente las emisiones de CO2 en nuestro aeropuerto y llevarlas a cero a largo plazo”, enfatiza Jost Lammers, CEO de Flughafen München GmbH. “Para lograrlo, estamos implementando una gran cantidad de medidas de ahorro de CO2. Esto también incluye la conversión de nuestra flota de vehículos a energías renovables. El concepto de accionamiento innovador de CM Fluids encaja perfectamente con nuestro reclamo de abrir nuevos caminos tecnológicos al servicio de la protección del clima”.