BMW utiliza camiones propulsados por GNL para las entregas de motores a Regensburg

El uso de estos vehículos es parte del objetivo de sostenibilidad del fabricante de hacer que todo el transporte de carga para sus operaciones sea neutral en carbono para 2050.

2 de Marzo de 2021. BMW está utilizando camiones alimentados con gas natural licuado (GNL) para entregar motores a su planta de ensamblaje en Regensburg, Alemania, reduciendo las emisiones de carbono y nitrógeno. El uso de estos vehículos es parte del objetivo de sostenibilidad del fabricante automotriz de hacer que todo el transporte de carga para sus operaciones sea neutral en carbono para 2050.

Gracias a estos camiones, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en la ruta se reducen hasta en una cuarta parte en comparación con los motores diésel convencionales, mientras que las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) disminuyen hasta en un 60%, según BMW.

Los motores se producen en la planta de la compañía en la ciudad austriaca de Steyr, la cual es la más grande del mundo. De acuerdo a BMW, los camiones pueden hacer el viaje de regreso de 1.060 kilómetros (659 millas) entre Steyr y Regensburg con un tanque de GNL. La marca dijo que las unidades funcionan particularmente bien en rutas más largas, con un alcance de hasta 1.500 kilómetros. En comparación, un camión propulsado por gas natural comprimido (GNC) solo tiene un alcance de 500 kilómetros y un vehículo de mercancías pesadas puramente eléctrico necesitaría varias cargas para realizar el viaje de ida y vuelta.

“El gas natural pierde volumen durante el proceso de licuefacción”, explicó Axel Wauthier, Gerente de Logística de BMW Group. “Antes de ponerlo en el tanque, el gas se enfría a menos 160 grados. Esto reduce el volumen a una seis centésima parte de su estado original. Luego, el combustible se transforma de nuevo al estado gaseoso antes de inyectarse en el motor”.

Comparte tu aprecio

Recibir actualizaciones

Ingresa tu correo para suscribirte a nuestro newsletter

Deja un comentario