Baleària planea construir en España los dos primeros barcos de alta velocidad con motor de gas natural licuado (GNL), con una inversión de más de cien millones de euros cada uno, en sustitución del megaferri encargado a La Naval por 175 millones y que acabó cancelando por la incapacidad del astillero vasco, en concurso de acreedores, para cumplir los plazos del pedido.

Así lo anunció el presidente de la naviera, Adolfo Utor, en la “Jornada Anual Paco Pons Comunitat Valenciana 2022”.

Para Utor, la competitividad pasa por la apuesta por el gas natural licuado que emprendió hace siete años, cuando nadie creía en esa energía, más limpia, barata y a la que se suman hoy competidores como MSC o Royal Caribbean.

Baleària está convirtiendo los motores de cinco buques, de fuel a gas, y el año que viene recibirá otros dos ferris a gas, que encargó a un astillero veneciano. Después de cancelar el pedido a La Naval, trabaja con una ingeniería australiana y la valenciana Cotenaval en un proyecto a dos o tres años vista para construir en España dos barcos de alta velocidad propulsados por motores de GNL fabricados en el norte de Europa.