22 de Abril de 2020. NGVA Europe, junto con diferentes organizaciones del continente, expresaron su firme apoyo a la respuesta de la Unión Europea (UE) para enfrentar los desafíos de la pandemia del COVID-19. Instan a las instituciones de la UE y a los gobiernos nacionales a que continúen apoyando el objetivo de neutralidad climática para 2050 y respalden plenamente el reciente llamado de trece ministros de clima y medio ambiente europeos para colocar el Acuerdo Verde Europeo en el corazón del plan de recuperación de la UE. Creen firmemente que este objetivo, para garantizar una rápida recuperación económica, debe estar respaldado por un desarrollo específico del gas renovable y descarbonizado y su absorción, que se haga eco de un enfoque de integración inteligente del sector.

Las organizaciones creen que el siguiente paso debería ser emparejar la recuperación económica con los objetivos climáticos y energéticos en las cadenas de valor. Esto asegurará que, si bien la industria ha demostrado ser resistente en el suministro de energía dada la situación excepcional creada por el COVID-19, Europa puede salir más fuerte de la crisis actual y establecerse como un líder mundial en la fabricación de tecnología de energía limpia.

Con este fin, apoyan medidas que ayudarían a acelerar la recuperación económica de los sectores afectados, incluidas las pequeñas y medianas empresas. Esto podría incluir un paquete de estímulo económico que podría contribuir al desarrollo y despliegue de una variedad de tecnologías de energía limpia, lo cual será clave para lograr los objetivos climáticos en las próximas etapas de la transición energética, así como mantener los empleos existentes y crear otros nuevos.

Según las instituciones firmantes, dado que en un clima neutral en 2050 los combustibles gaseosos representarán una parte sustancial del uso final de energía en Europa, la descarbonización rápida y a gran escala de la energía gaseosa debe ser una de las prioridades del período de recuperación. Teniendo en cuenta el consumo de usuarios residenciales e industriales junto con generadores de calor y electricidad, es particularmente importante aprovechar la oportunidad que brinda el liderazgo de Europa en innovación y fabricación y despliegue de estas tecnologías descarbonizadas y renovables.

Dijeron que “concentrar nuestros esfuerzos de recuperación económica en los sectores de tecnología climática en los que Europa lidera, como el hidrógeno, el biogás y los procesos como CCUS, ofrece el doble beneficio de estimular la economía y el empleo, además de contribuir a la transición energética. De hecho, estos sectores tienen una cadena de valor predominantemente europea. Según estudios recientes, el sector del gas y las actividades asociadas podrían crear hasta 5.4 millones de empleos vinculados a la producción y utilización de gas renovable y descarbonizado para 2050”.

“Al mantener y fortalecer el liderazgo industrial de Europa en tecnologías de descarbonización de gas, con tecnologías de alta eficiencia que operan conjuntamente, Europa creará nuevas oportunidades de exportación para nuestra propia tecnología climática, productos y servicios que serán necesarios en todo el mundo para lograr la neutralidad climática global en 2050”, agregaron.