2 de Abril de 2021. La Compañía de Gas de Minas Gerais (Gasmig) anunció, a comienzos de marzo, que congelará el precio del gas natural vehicular (GNV) por 90 días. La medida se tomó en un momento en que Brasil está experimentando incrementos consecutivos en combustibles tradicionales, como la gasolina y el etanol. La expectativa es que los conductores conviertan sus vehículos a gas.

Actualmente, Belo Horizonte cuenta con unas 30.000 unidades propulsadas ​​por GNC, según Gasmig. Esta cifra es muy inferior a la registrada en Río de Janeiro, donde, según la empresa, registra 1 millón de vehículos con gas natural. “Necesitamos cambiar esta mentalidad en Minas Gerais. Pensamos que, por el bien de la compañía y del mercado, sería una oportunidad, en este momento, mientras se discute el precio de los combustibles, que congelemos ese precio por 90 días”, dijo el presidente de Gasmig, Pedro Magalhães.

Según una investigación de la propia distribuidora, el precio promedio por metro cúbico de GNC en Belo Horizonte y la Región Metropolitana es de R$ 3,40. Valor inferior al practicado con el litro de etanol, que se comercializa a un promedio de R$ 4,12, además del litro de gasolina, con un promedio de R$ 5,57.

Como resultado, los conductores que optan por el gas natural viajan una distancia mayor por menos dinero. Por ejemplo: quienes abonan R$ 50 de gasolina recorren 96 km, mientras que los que optan por el etanol, poniendo el mismo valor, pueden conducir 90 km. Con gas natural, la distancia podría alcanzar los 200 km.

De acuerdo a Magalhães, el gobernador de Minas Gerais, Romeu Zema, firmó una ley que exime del Impuesto a la Propiedad de Vehículos Motorizados (IPVA) para los automóviles fabricados en el estado y que funcionan con GNC durante dos años. Además, reveló que está tratando de reducir la tasa del Impuesto a la Circulación de Bienes y Servicios (ICMS) al gas vehicular, que actualmente se sitúa en el 18%.