26 de Mayo de 2020. Como nuevo socio del Laboratorio Federal de Pruebas e Investigación de Materiales (Empa), Lidl Suisse experimentará con el uso de gas sintético para hacer funcionar sus camiones.

Si bien se ha fijado el objetivo de abastecer todas sus tiendas sin energías fósiles para 2030, Lidl está dando otro paso hacia el uso de gas natural como combustible vehicular. Después de invertir en infraestructura de distribución de gas natural licuado (GNL) como parte de su programa “Goodbye Diesel”, el minorista acaba de anunciar una asociación con Empa para experimentar con el gas sintético producido a partir de energía renovable, que se destinará a la propulsión de sus camiones.

Anunciado hace unas semanas, el proyecto del Empa busca experimentar con un nuevo tipo de sistema de energía a gas mediante el uso de electricidad excedente renovable para producir gas sintético. Sin especificar el monto de la inversión, Lidl dijo que apoyaba el proyecto “hasta un monto de seis cifras”.

“A fines de 2022, podremos abastecer un camión de la compañía con combustible local 100% no fósil. Esto nos permitirá adquirir experiencia inicial con esta tecnología y allanar el camino para una logística sostenible”, dijo Ueli Rüger, jefe del centro logístico de Lidl en Suiza.

“Las emisiones de CO2 del transporte de larga distancia y de carga son muy significativas. Estamos encantados de haber encontrado en Lidl un nuevo socio comprometido con el transporte de bienes sin combustibles fósiles”, agrega Brigitte Buchmann, miembro de la gerencia de Empa y jefa del departamento de movilidad, energía y medio ambiente”.