8 de Julio de 2020. Los primeros dos autobuses urbanos impulsados ​​por biometano llegaron a Tallin esta semana, que, al completar con éxito un período de prueba, comenzarán a brindar servicio a las rutas de transporte público en la capital estonia. Se espera que lleguen a fin de mes aproximadamente otra docena de unidades de las 100 planeadas para entrar en servicio antes de finales de año.

El miembro de la junta de Tallinna Linnatranspordi AS (TLT), Otto Popel, dijo que la entrada en funcionamiento de los nuevos vehículos alimentados ​​con biometano marca la mayor actualización ecológica del transporte público en Tallin en los últimos años.

“Los dos primeros autobuses, uno articulado y otro normal, realizarán primero pruebas de manejo en la ciudad capital para que podamos evaluar su cumplimiento con nuestro pedido y su preparación técnica para el servicio de ruta diario”, explicó Popel, agregando que si los nuevos vehículos cumplen con todos los requisitos y criterios del contrato de adquisición, permanecerán en Tallin una vez finalizado el período de prueba.

Según el ejecutivo, al menos una docena de nuevos autobuses propulsados ​​por gas natural respetuosos con el medio ambiente llegarán a la capital el próximo mes, y en noviembre la ciudad reemplazará 100 de sus vehículos más antiguos con nuevas unidades alimentadas con GNC.

Popel agregó que en los próximos años, solo los autobuses más nuevos, que cumplen con el estándar de emisiones Euro 6, seguirán en uso junto con los nuevos vehículos.

Asimismo, hizo hincapié en que el mayor beneficio para los nuevos vehículos de transporte público es su respeto por el medio ambiente, pero también el hecho de que una flota más joven también significará ahorros en renovaciones y mantenimiento de infraestructura vieja y desgastada.

Los autobuses con motor de biometano que llegaron a Tallin fueron producidos por el fabricante polaco Solaris Bus & Coach, que presentó la oferta ganadora de 26,96 millones de euros en una licitación pública.