4 de Junio de 2020. Scania y PepsiCo anunciaron una operación de compra y venta de 18 camiones propulsados ​​por gas natural y biometano, constituyendo el lote más grande vendido por el fabricante automotriz desde el lanzamiento de este producto en Brasil. El acuerdo fue revelado por ejecutivos de ambas compañías.

Según Scania, es el lote más grande vendido para este tipo de vehículo desde que comenzaron las ventas en la Feria Nacional de Transporte (Fenatran) de 2019. La semana pasada, la compañía ya había entregado cuatro unidades a dos transportistas. Ya se vendieron 23 unidades, y la expectativa para este año es llegar a 100, una evaluación que ya considera los efectos de la pandemia de coronavirus en la economía del país.

“No hemos cambiado nuestra meta. La pandemia no interfirió en este sentido porque continúa el interés de los grandes cargadores y nuestros clientes. Mantenemos el pronóstico para 100 unidades este año”, dijo Roberto Barral, vicepresidente de operaciones comerciales de Scania en Brasil.

Los ejecutivos de Scania enfatizaron que el vehículo es parte de la estrategia de la multinacional para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en sus operaciones en un 50% para 2025 y las emisiones de sus productos en un 20% para dentro de cinco años, un objetivo definido este año.

Para este camión, la promesa de Scania es un alcance de unos 500 kilómetros con un tanque de gas natural, con un 15% menos de emisiones. En el caso del biometano, la emisión es hasta un 90% menor, según los datos de las pruebas realizadas por la propia empresa. Y el motor, diseñado para este combustible, es hasta un 20% más silencioso.

“Scania invirtió R$ 20 millones en su planta de São Bernardo (do Campo, en ABC Paulista), para llevar la tecnología, preparar la planta y capacitar a sus empleados”, afirmó Barral.

PepsiCo había estado probando el nuevo equipamiento desde noviembre del año pasado, en rutas en el estado de São Paulo y en el sur de Brasil. Los resultados presentados por la compañía durante la conferencia de prensa indicaron una reducción del 15% en las emisiones de CO2 en comparación con los camiones diesel, y hasta el 97% en el caso del óxido nitroso (NOx).