15 de Abril de 2020. Holanda Meridional es la provincia más poblada de los Países Bajos, ubicada en su parte occidental, a lo largo de la costa del Mar del Norte. Veinte autobuses de hidrógeno Solaris serán entregados a ese destino a fines de 2021. Simultáneamente a la venta de los vehículos, las partes firmaron un acuerdo de servicio por 12 años.

“Nuestras carreteras se están volviendo más y más ocupadas. La salud de los pasajeros y residentes es de suma importancia para nosotros, por lo tanto, poner en servicio vehículos para garantizar un aire más limpio es un gran paso adelante”, dice Floor Vermeulen, ministro regional de Tráfico y Transporte en la provincia de Holanda Meridional.

“Cada vez más operadores municipales y tomadores de decisiones optan por soluciones de transporte modernas y libres de emisiones para sus regiones. Las ventajas del hidrógeno como portador de energía son indiscutibles. Nos sentimos honrados de poder participar con el operador Connexxion en estas decisiones prospectivas”, dijo Petros Spinaris, director ejecutivo adjunto de Solaris Bus & Coach S.A.

Los vehículos serán operados por Connexxion, una sucursal del grupo Transdev Netherlands, que es uno de los mayores operadores y líder en transporte público libre de emisiones en los Países Bajos. A fines del próximo año, Connexxion utilizará autobuses de hidrógeno en las regiones de Hoekse Waard y Goeree-Overflakkee.

Las unidades Solaris Urbino 12 utilizan un conjunto de celdas de combustible con una potencia de 70 kW. En cuanto a la tecnología de almacenamiento de hidrógeno, el Urbino 12 presenta soluciones de vanguardia. El hidrógeno se almacena en forma gaseosa en 5 tanques de nueva generación colocados en el techo del autobús. El conjunto de tanques compuestos tipo 4, colocados longitudinalmente sobre el primer eje del vehículo, tiene un volumen total de 1.560 litros.

La energía necesaria para alimentar el autobús se produce en la celda de combustible que se suministra con hidrógeno almacenado en tanques montados en el techo. El hidrógeno se convierte en electricidad, que, a su vez, alimenta directamente la línea de transmisión del vehículo, que consiste en un eje con motores eléctricos. El bus también está equipado con una batería Solaris High Power que actúa como una instalación adicional de almacenamiento de energía eléctrica. Los únicos subproductos generados durante el funcionamiento del Solaris Urbino 12 son el calor y el vapor. En consecuencia, no generan ninguna sustancia nociva.

De acuerdo con la especificación, los autobuses de hidrógeno contienen 37 asientos. El intercambio de pasajeros se realizará a través de puertas, dispuestas en configuración 1-2-0. Se proporcionará comodidad adicional a los pasajeros en forma de entradas bajas, puertos USB, aire acondicionado, pantallas de información legible y espacio para sillas de ruedas. Se garantizará una mejor visibilidad para el conductor mediante un sistema de cámara especial, que reemplaza los espejos retrovisores y proyecta la imagen en pantallas dentro del vehículo.

El reabastecimiento de combustible será posible en Heinenoord, cerca de la estación de autobuses. A medida que el hidrógeno se está convirtiendo en una fuente de energía cada vez más popular, los automóviles de pasajeros privados también podrán usar la infraestructura. La iniciativa apunta a promover la explotación de este combustible amigable con el medio ambiente en toda su extensión. La recarga lleva poco tiempo y es bastante conveniente, no difiere mucho en esencia del reabastecimiento de un vehículo con carburantes convencionales.