14 de Mayo de 2020. La Asociación Europea de Vehículos de Gas Natural y Biogás (NGVA Europe) publicó números extensos sobre la utilización actual del biometano en el sector del transporte por carretera en el continente.

Estas cifras ilustran que el gas renovable ya está ampliamente disponible para los consumidores de toda Europa. Hoy en día, las vías de producción sostenibles basadas en la economía circular están a disposición, y el combustible se distribuye gracias a una infraestructura de reabastecimiento en constante crecimiento.

En detalle, de las 4.120 estaciones actuales de GNC y GNL, más del 25% están entregando biometano a los consumidores locales, lo cual equivale a un promedio del 17% de todo el gas utilizado como combustible de transporte (2,4 bcm/23,4 TWh).

Esto se traduce en un efecto impresionante en la huella de emisiones de CO2: en comparación con la gasolina, el 17% de la cuota de biometano disponible aumenta la reducción de las mismas del 20% (obtenida con gas natural), hasta casi el 40%.

La infraestructura y los vehículos actuales de gas son totalmente compatibles con el gas renovable y, por lo tanto, permiten una movilidad libre de carbono. Incluso en el sector de larga distancia de servicio pesado, el bioGNL es una realidad creciente, por lo que respalda de manera muy rentable la transición hacia la movilidad neutral en carbono.

El secretario general de NGVA Europe, Andrea Gerini, comentó: “Es clave comprender y reconocer que un vehículo alimentado con gas renovable es efectivamente neutral en cuanto al clima. La capacidad de producción de gas renovable de Europa está probada y los criterios de sostenibilidad establecidos se respetan plenamente.

Hoy, es la mejor solución para impulsar el proceso de descarbonización del sector del transporte aprovechando una economía circular real.

Y si bien aumenta continuamente la tasa de gas renovable en nuestra red, existe un potencial futuro también para mejorar la eficiencia de los motores de gas natural. Esto progresará de la mano.

Invitamos a los responsables políticos a considerar estos hechos importantes al reformular nuestro sistema de movilidad de acuerdo con el objetivo del Acuerdo Verde. Las metas a largo plazo necesitan una vía sólida hecha con el conjunto correcto de soluciones, como el gas en el transporte.

La próxima revisión del Reglamento de emisiones de CO2 será clave para crear un terreno positivo para apoyar mejor el desarrollo de soluciones rentables como ésta”.