A través de Empresas Públicas de Medellín (EPM), se inició el piloto con dos camiones volcadores doble troque con motor dedicado 100% a gas natural, un energético amigable con el ambiente, que reduce considerablemente la emisión de sustancias contaminantes frente a otros combustibles. Así, Medellín avanza en la ruta de la movilidad sostenible y en iniciativas que buscan mejorar la calidad del aire en el Valle de Aburrá, Colombia.

Se estima que estos vehículos, frente a los que operan con combustibles como el diesel, emiten 98% menos de material particulado (MP), 11% menos de dióxido de carbono (CO2), 64% menos de gases de combustión (CO) y 79% menos de óxidos de nitrógeno (NOx).

Este piloto se enmarca dentro del programa de movilidad sostenible del que hacen parte la Alcaldía de Medellín, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y EPM, como parte de sus esfuerzos para sumar más kilómetros verdes en la región, cuidar el ambiente y aportar a un aire más limpio para todos.

El Valle de Aburrá cuenta hoy con una amplia infraestructura para el uso de gas natural vehicular de EPM, con 17 estaciones de servicio con marca propia ubicadas en puntos estratégicos, una flota de 63 vehículos recolectores de Emvarias, filial del Grupo EPM, que operan con gas; 339 autobuses de servicio público, 77 unidades de Metroplús entre padrones y articulados, 58.000 vehículos con GNV instalado: 22.000 de servicio público y 36.000 de servicio particular, 165 vehículos flota propia a GNV y tres talleres especializados en conversión.