3 de Marzo de 2020. El gobierno finlandés ha publicado un programa nacional destinado a promover la producción y el uso de biogás, cuyo objetivo es acelerar los esfuerzos realizados para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero debido al transporte. 

Si, en esencia, el uso de gas natural vehicular (GNV) encaja bien en la reducción del impacto ambiental del transporte, la producción y el uso de biogás pueden disminuir aún más la huella de carbono de la movilidad. De hecho, el digestato (subproducto de la fermentación de los componentes utilizados durante la producción de biogás) se puede utilizar para fabricar productos fertilizantes y nutrientes utilizables en la agricultura. Por lo tanto, los desechos tienen una segunda vida, lo que reduce considerablemente su impacto de carbono.

Por lo tanto, el plan propone que se desarrollen proyectos piloto y que se aliente a las empresas agrícolas y rurales a producir y utilizar biogás. Se otorgará un apoyo particular a la producción de estiércol y otro para biomasa agrícola. Además, las normas para la reventa de biogás se simplificarán para facilitar la distribución.

Matti Oksanen, director a cargo del biogás en Gasum (el principal proveedor de gas natural finlandés), está encantado: “Se ha reconocido el valor del biogás renovable y juntos hemos podido elaborar un plan que abarca la producción, distribución y nutrientes reciclados y fertilizantes creados al final de la producción. La integración de varios sectores nos ayuda a asegurar reducciones efectivas de emisiones y a preservar la competitividad del biogás en los años venideros”.