30 de Abril de 2020. Por primera vez en la República Checa, los conductores de automóviles de gas natural comprimido (GNC) tienen la oportunidad de intentar conducir con BioGNC. El gas natural enriquecido con biometano es una variante con emisiones puras que, cuando se quema, libera hasta un 80% menos de dióxido de carbono al aire que la gasolina o el diesel, y cumple con los límites más estrictos de la movilidad sostenible. Innogy Energo s.r.o., que obtiene biometano a partir de residuos biodegradables de EFG Rapotín BPS, perteneciente al grupo financiero Energy, planea probar este gas 100% renovable en sus 63 estaciones de servicio de GNC ubicadas en toda la República Checa a fines de junio de este año.

“En EFG Rapotín BPS obtenemos biocombustible avanzado a partir de biogás, que ha certificado cero emisiones de gases de efecto invernadero. Se trata de una nueva fuente de energía renovable que la República Checa necesita tanto para mejorar el medio ambiente como para cumplir con los objetivos del uso de alternativas ecológicas en el transporte”, dice Martin Vrtiška, director de ventas del grupo financiero Energy. “La posibilidad de almacenar biometano en el sistema de distribución de gas y su consumo en cualquier ubicación conectada es una gran ventaja. Es también la razón por la que se percibe como parte de la resolución de muchos problemas a la vez, ya sea la recuperación de energía de los desechos, la reducción de las emisiones al aire en el transporte o la disminución de dióxido de carbono en la combinación energética de combustibles”, agrega.