21 de Enero de 2020. La Asociación Europea de Biogás (EBA), la Asociación de Vehículos de Gas Natural y Biogás (NGVA Europe) y la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) están pidiendo a los responsables políticos de la Unión Europea (UE) que aceleren el despliegue de infraestructura para suministrar gas natural y gas renovable/biometano en toda la UE.

Europa necesita desencadenar una transición energética exitosa como parte de la hoja de ruta que conduzca a la movilidad total de emisiones netas cero para 2050. El gas natural comprimido (GNC) y el gas natural licuado (GNL) son soluciones concretas, tanto para vehículos privados como para el transporte de mercancías por carretera, que puede hacer una contribución importante a esta transición, a la vez que es complementaria a otras opciones alternativas de tren motriz y combustible.

La incorporación progresiva de tales energías renovables tanto en las redes de gas como en las tuberías contribuirá a una mayor reducción del carbono del sector del transporte por carretera. Ya está disponible una cantidad considerable de gas renovable, totalmente en línea con los criterios de sostenibilidad más estrictos.

Para acelerar el cambio a gases renovables y reducir aún más las emisiones de CO2 del tubo de escape de las flotas actuales y futuras de GNC y GNL, debe preservarse el papel estratégico e instrumental de la infraestructura existente. No solo los vehículos nuevos, sino también la flota existente pueden beneficiarse del uso más amplio de combustibles renovables, contribuyendo así al proceso de descarbonización.

Por lo tanto, los firmantes piden a la Unión Europea:

  • Ampliar la infraestructura de gas natural para cubrir uniformemente todo el territorio de la UE.
  • Apoyar la integración y el uso de una tasa creciente de gas renovable en el mercado.
  • Mantener el apoyo a las actividades de investigación y desarrollo a través de esquemas de financiación de la UE.

Según el director de Movilidad y Transporte Sostenible de ACEA, Petr Dolejsi, “todas las opciones deben estar sobre la mesa para el transporte por carretera. El gas natural y renovable es un recurso disponible que puede ayudar a reducir las emisiones de CO2 de los vehículos nuevos y existentes. Por lo tanto, pedimos a los responsables políticos que cumplan lo que ya proporciona la Directiva de la UE sobre Infraestructura de Combustibles Alternativos (DAFI) y que pongan más énfasis en el despliegue de la infraestructura a nivel de la UE para todas las opciones de combustible y energía en el futuro”.

“La movilidad del gas contribuye a alternativas asequibles, accesibles, más saludables y limpias en el sector del transporte, totalmente en línea con el Acuerdo Verde Europeo. El bio-GNC y bio-GNL tienen muy bajas emisiones de well-to-wheel y conllevan múltiples efectos positivos para el medio ambiente y las sociedades europeas”, comentó la secretaria general de la EBA, Susanna Pflüger.

Por su parte, el secretario general de NGVA Europe, Andrea Gerini, señaló: “El uso de gas natural y renovable es una forma rápida y fácil de complementar un sistema complejo que cambiará gradualmente nuestra forma de movernos y transportar cargas en todo el mundo. Reconocer su papel para la descarbonización del transporte en la futura revisión de las medidas legislativas es la mejor manera de crear un sistema seguro, sostenible y eficiente a favor de la movilidad de los ciudadanos europeos y la logística de las empresas. Y esto debe comenzar lo más rápido posible”.