31 de Enero de 2020. Scania comenzó esta semana en la planta de São Bernardo do Campo, en São Paulo ABC, la producción de camiones alimentados con gas natural comprimido (GNC), licuado (GNL) y biometano (obtenido a partir de desechos orgánicos). Además de los países europeos, Brasil es el único que produce esta línea de vehículos. La fábrica local comenzará a exportar vehículos en los próximos días, comenzando por Argentina.

Las versiones de GNC y GNL también pueden usar biometano en cualquier proporción, es decir, son vehículos flexibles. En Brasil, ya se han producido importaciones de camiones de gas natural, pero la producción local no tiene precedentes, dice la compañía. La sede sueca del grupo ha estado produciendo este tipo de vehículos desde 2014. Para la fabricación en el país, se hicieron adaptaciones, como refuerzos para su uso en terrenos más severos.

Con este proyecto, que consumió una buena parte del plan de inversión de Scania de R$ 2.6 mil millones entre 2016 y 2020, la marca inicia el plan para que la mayoría de sus productos funcionen con combustibles alternativos. Los próximos pasos incluyen la producción de vehículos híbridos, que se espera que se incluyan en el nuevo programa de inversiones de 2021 a 2024, de R$ 1,4 mil millones, y, a largo plazo, vehículos eléctricos.

El presidente de Scania Latinoamérica, Christopher Podgorski, explica que la compañía quería una “solución de transporte más limpia aquí y ahora, y que el gas es una gran oportunidad debido a su abundancia en el país”. Según él, el GNC emite entre un 10% y un 15% menos de dióxido de carbono (CO2) en comparación con el diesel.